Los créditos de consumo

 

1 de Julio 2011. Tal como su nombre lo indica, el crédito de consumo representa un crédito ofrecido, o por una sociedad especializada en los créditos de todos los tipos o por un banco, a un cliente, con el único objetivo de permitir a este último obtener un bien de consumo. Por lo que se refiere a los bienes de consumo, podemos precisar tareas de instalación, la financiación de un viaje o la escuela de sus niños, la obtención de un coche o de un material superficial.

 

   

 

El crédito de consumo llega, generalmente, cuando una persona es impaciente para obtener una vivienda, un coche o un bien ordinario, sin disponer de los medios monetarios convenientes. En una situación similar, se garantiza la obtención de un préstamo sin la necesidad de tener un ahorro previamente. El crédito de consumo se utiliza más que todo para productos como autos, viajes, entretenimientos y matrimonios...

Al contrario de los préstamos predestinados solo a los funcionarios, el crédito de consumo esta dirigido también a los arrendatarios, propietarios, albergados (por un amigo), funcionarios... Debido a los ejemplos dados, hay que tener en cuenta que se está en presencia de un método que va dirigido tanto a los asalariados como a los jubilados; pero en todos los casos, quien sueña con adquirir un crédito de consumo, debe proporcionar garantías de seguridad financiera. Por lo que se refiere a la seguridad financiera, el cliente se siente en el deber de hacer el acta de su deuda para asegurar el reembolso del crédito.

La obtención de un crédito de consumo se hace en el siguiente sentido : Desde un profesional hasta un particular. El primer factor de la cadena es un banco o también un organismo experto en la adquisición de crédito de consumo. El otro elemento, el prestatario, se reserva el derecho de hacer la elección del momento y la duración del pago. Estos créditos deben utilizarse para fines personales y no al contrario.

 

Comparte en tus redes sociales preferidas...

 Share