El camino de la inversión

 

16 de Julio 2011. La primera etapa para el inversor potencial es abrir una cuenta especial en un banco con el fin de depositar su contribución y recibir la suma de dinero que el banco pondrá a su disposición. Lo ideal en este nivel es abrir su cuenta especial en el banco afiliado a la estructura financiera en la que se quiere solicitar el crédito. La cuenta especial puede ser una cuenta de ahorro, una cuenta corriente o incluso una cuenta empresarial, con tal de que pueda albergar una suma considerable para las futuras transacciones. El inversor debe pues prever la suma mínima para poder abrir su cuenta de acuerdo a las reglamentaciones.

 

   

 

La segunda etapa consistirá para el candidato a la inversión luego de abrir una cuenta especial en un banco, en abrir una cuenta titular de inversor, o cualquier cuenta solicitada por la institución financiera. Es esta cuenta titular quien registrará sus acciones de compras y ventas. Esta cuenta permitirá al banco identificar el portafolio del inversor. En definitiva, no existe un capital máximo o mínimo para empezar una inversión. Lo más importante es poder abrir su cuenta y efectuar un pago mínimo que permitirá fácilmente efectuar sus transacciones. El importe de las transacciones depende del nivel acordado entre el inversor y el banco. Varias estructuras bancarias conceden vencimientos suficientemente largos para permitir al inversor instalar mejor su negocio.


 

Comparte en tus redes sociales preferidas...

 Share